jueves, 14 de abril de 2016

Un día cualquiera

Una melodía suave, interpretada por un pianista internacional. Lentamente, las notas me van invadiendo. Siento la calma llenar cada centímetro de mi piel. Mis músculos se relajan, me olvido de las preocupaciones. Solo existe el ahora. Tengo los ojos cerrados, a mi lado, estas sentado tú con tu respiración acompasada, a la par con la mía. Nuestras rodillas se tocan. Te mueves, acercas tu cuerpo hacia mí. Aún con mis ojos cerrados, me susurras algo al oído, muy bajito. 

 - ¿Bailamos o queda muy cursi? 

Como respuesta te doy mi mano. Nada es cursi cuando hay un amor sincero, desinteresado. Esa es mi teoría, al menos. Nos abrazamos, en mitad del salón de un día cualquiera, entre semana, antes de una cena cualquiera. Nos movemos despacito, al ritmo del piano, de un lado a otro, dando vueltas. Tu respiración ahora en mi nuca, es más tierna que nunca. Lo tengo claro. Eres el amor de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario